DOCUMENTOS

Cambios en los tipos de IVA a partir del 1 de julio de 2010.

Facturas rectificativas. Casos prácticos.

1)   Embases y embalajes susceptibles de reutilización que ha devuelto un cliente en julio y se facturaron en junio.

Es una modificación de la base imponible admitida como tal.

2)     Descuento otorgado en julio sobre una factura de junio, con motivo de un error demostrable o de una concesión posterior justificable (por ejemplo, quejas del cliente por mercancía en mal estado).

Es una modificación de la base imponible admitida como tal.

3)     Error en la cantidad facturada en junio que se descubre en julio, demostrable por los documentos existentes de entrega (albarán).

Es una modificación de la base imponible admitida como tal.

4)     Rappel concedido a un cliente por compras realizadas hasta el 30 de junio y facturado en negativo en julio.

Es una modificación de la base imponible admitida como tal.

5)     Créditos incobrables sujetos a las condiciones indicadas en LIVA.

Es una modificación de la base imponible admitida como tal.

6)     Anulación de un servicio efectuado por disconformidad justificada del cliente.

Cuando se han realizado unos trabajos que el cliente no admite, bien porque no han sido realizados de acuerdo con las estipulaciones previas, o porque se atiene a alguna cláusula de rescisión, y el acreedor no puede legalmente efectuar reclamación alguna, el abono por anulación debe considerarse una modificación de la base imponible y tratarla como tal.

7)    Devolución de mercancía en el mes de julio comprada en junio.

El cliente devuelve toda la mercancía o parte de ella.

1.a)  Si se factura junto con otra mercancía que se entrega en el mes de julio, la factura es ordinaria y los tipos impositivos serán el 18% y similares.

1.b)  Si se factura únicamente la mercancía devuelta, la factura deberá ser rectificativa de la del mes de junio. Como esta operación origina un crédito a favor del sujeto pasivo, podrán deducirse de la declaración correspondiente al periodo en que debe hacerse la rectificación o en los sucesivos, hasta un año después.

  

Las facturas rectificativas que tienen su origen en la modificación de la base imponible, pueden incorporarse a la declaración del periodo correspondiente al momento en que debe hacerse la rectificación.

 

A tener en cuenta que algunos de los motivos expuestos, aunque no están relacionados específicamente entre las causas del Artículo 80 LIVA, se atienen a Derecho o a los usos de comercio, como está indicado en el apartado Dos de dicho artículo.